El mejor plan: ver unos videos porno

Desde pequeñito siempre en casa me dijeron que era más bien de poco molestarme; vamos, una manera elegante de decirme flojo,  y aunque no me considero precisamente un holgazán, sí que tengo que reconocer que prefiero hacer las cosas del modo más cómodo posible. Así que cuando pienso en una diversión que se pueda realizar en pleno verano, con las temperaturas rozando valores insoportables, a gusto en casita y debajo del aire acondicionado, el ver porno amateur por internet se me aparece como la opción más válida.

Ojo, que nada tendría en contra de ser el protagonista de algún video casero de sexo si se presentara la ocasión, aunque la verdad, en estas condiciones en el que el calor aprieta tanto, el ver cómo trabajan los demás se me apetece más (aquí se cumple el dicho: “eres tan flojo que no vales ni para un polvo”). Me gusta follar como al que más, pero oye, hay ciertos momentos en que ese plan bien puede sustituirse por otro, como el ver a dos rubias follando como descosidas, montándoselo entre ellas o bien dándole al tema con un maromo, o con más de uno si se tercia.

La verdad es que esto del porno online es un invento, y yo he pasado momentos de mi vida muy felices disfrutando de este avance de nuestro tiempo; para mí, debería estar en la lista de los grandes logros del hombre en el último siglo, jeje. Y no es cosa de broma esto que digo, y que tampoco piense nadie que es un plan en modo letargo y que no se gasta ninguna energía en el asunto. Por un lado, muchos no son consciente de la suerte que tienen de poder disfrutar de la pornografía con sólo un toque de ratón, o mejor, con un pasado de dedo; y por otro, ¿os habéis puesto a pensar en cuánta energía genera nuestro cuerpo cuando estamos excitados, o cuántas calorías se pierden haciéndose una paja? Datos curiosos que quizá alguno de vosotros quiera investigar, pues os aseguro que os quedaréis de piedra.

Y bueno, si queréis mejorar este plan de modo superlativo, no hay nada mejor que hacerlo acompañado. Ya ha pasado el tiempo en que las chicas se escandalizaban con todo este asunto del porno, ahora hay muchas aficionadas al tema, y que además les encantan también eso de verlo en pareja, ya que es uno de esos preliminares que realmente funcionan a la hora de las relaciones sexuales. ¿Quieres probar esta forma de ocio casero, barato y muy, muy eficaz? Pues no te cortes, y ya me contarás.

Y hoy, ¿qué hacemos para divertirnos?

A veces el verano nos parece un momento del año tedioso, largo y casi interminable, que junto con las habituales vacaciones llega a un punto en que uno mira el lunes hacia la semana que te espera y se pregunta: ¿qué podría hacer ahora para divertirme?

Bueno, déjame decirte que decir eso en un país como España, es casi un delito y debería estar penado. Siendo uno de los destinos favoritos de los turistas, y cuna de la diversión y el cachondeo según el folklore popular, casi debería estar prohibido aburrirse en cualquier parte de la geografía en la que te encuentres. Y es que el problema no es la cantidad ni la calidad de ofertas, sino a veces el no poder elegir entre ellas precisamente por eso, y sentirnos tan abrumados que al final no nos decidimos por ninguna.

Pero no será por posibilidades que no podamos hacer aquello que nos guste. Para empezar, España es un lugar perfecto para hacer turismo, y eso lo saben perfectamente los extranjeros, aunque a los nacionales no nos quede muy claro. En este país tenemos playas, montañas, ríos, incluso desiertos y hasta volcanes, así que pocas cosas son las que no se pueden hacer con respecto al terreno. Tras siglos de historia, tenemos ciudades llenas de monumentos, lugares emblemáticos, edificios con siglos de antigüedad y toda clase de arte llenando nuestro territorio. Nuestros paisajes son hermosos y, como ya he dicho, bastante variados, según vayas a un lado o a otro del país. Como paraíso natural, somos bastante difíciles de superar.

Eso para los amantes de la geografía, porque para los que vienen solamente a pasarlo bien con las diversiones más banales, no creo que tampoco puedan quejarse: cines, museos, parques de atracciones, parques temáticos, conciertos en salas y al aire libre, fiestas populares, encuentros deportivos internacionales… Y todo eso amenizado con un buen ambiente, porque somos la caña en eso de recibir a los de fuera, aunque esté mal decirlo; y por supuesto, una gastronomía considerada una de las mejores del mundo, modestia aparte. Así que, ¿quién no querría venir a España?

Y tú, que ya estás aquí, ¿vas a aburrirte en un sitio así? Sólo tienes que despertar de tu letargo y echar un vistazo a este blog, donde te contaremos miles de planes para que nunca más puedas decir que estás aburrido en tu vida.